Saltar al contenido
Paelleros y Paellas

Cómo limpiar y conservar una paella

Una vez finalizada la paella y degustada, queda la tarea de limpiarla, dejarla como nueva y lista para el próximo uso.

Antes de esta limpieza habrá que retirar todo resto de arroz e ingredientes que haya podido quedar, si ha sobrado.

¿Cómo se debe hacer la limpieza de la paella?

La limpieza de la paella es el mismo proceso que con cualquier sartén o cacerola. Si la paella es de acero inoxidable, esmaltada o antiadherente se puede poner en remojo (echando agua hasta la mitad de la paella aproximadamente) para que se reblandezcan los restos de comida que haya podido quedar y así sea más fácil la limpieza.

Si por el contrario, es de acero pulido (la de hierro), no se debe poner en remojo.

¿Cómo fregar la paella?

Las paelleras pulidas se pueden fregar con cualquier cepillo, estropajo o esponja, incluso el estropajo nanas, pues al ser de hierro, no se puede estropear.

Para fregarla, echaremos un chorrito de jabón líquido para vajilla y frotaremos con un estropajo o nanas. Las paellas esmaltadas o antiadherentes se deben limpiar con una esponja suave.

Una vez fregada y enjuagada. Secar rápidamente con papel de cocina, para que quede completamente seca. Requisito fundamental en las paellas de acero pulido.

¿Cómo mantener y conservar las paelleras de acero pulido?

Una vez limpia y seca, echamos un chorrito de aceite y con la ayuda de papel de cocina, untamos toda la superficie de la paellera, tanto por dentro como por fuera.

Esta capa de aceite, la protegerá de la oxidación. Ya que el acero ya no estará en contacto directo con el aire.

Si vas a estar un largo tiempo sin usarla, se recomienda guardarla en una bolsa de plástico.

Las paellas esmaltadas, inoxidables y otros materiales no requieren de este proceso de mantenimiento ya que no se pueden oxidar.

¿Qué aceite se debe usar para conservar la paella?

Aquí hay un poco de debate. Generalmente cualquier aceite es suficiente, porque esta película de aceite actúa como escudo entre el hierro y el aire. Pero por propia experiencia, nos ha dado mejor resultado el aceite de oliva, que a nuestro parecer es algo más viscoso y no se reseca tanto como otros aceites vegetales.

Para largos periodos en que no se use la paella, se recomienda echar un vistazo a la paella y de necesitarlo, volver a untar con aceite para una mayor protección a largo plazo.